ADRIÁN DÁVILA

“Lophophora williamsii almaguerum”. 2019.
Los petroglifos son una de las expresiones artísticas más antiguas de la que se tiene registro; en Nuevo León se encuentra la zona arqueológica con petroglifos más extensa del país. En ellos, la humanidad buscó fijar en piedra lo que era esencial para su existencia: el agua, el sol y las plantas. Este grabado mural es una versión estilizada de los petroglifos de la planta Lophophora williamsii almaguerum, comúnmente llamada peyote (hikuri o jiculi en lengua huichol). Para algunas culturas es considerada una planta sagrada, y es nativa de esta región, entre otros lugares de México y Mesoamérica —este cacto ha sido recientemente desplazado por la urbanización y modos de vida contemporáneos-.

ADRIÁN DÁVILA
Artista y licenciado en artes visuales por la Universidad Autónoma de Nuevo León, UANL. Vive y trabaja en Monterrey, México, de donde es originario. Su trabajo se ha expuesto en recintos culturales y educativos como el Colegio Civil, la Escuela Adolfo Prieto y el Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño de la Universidad de Monterrey, UDEM. Su obra explora el paisaje, la materia que lo constituye y sus posibilidades discursivas.